Empleados de Comercio: se traba la paritaria ante un nuevo pedido del titular del gremio

Pese a que parecía que iba a seguir los pasos de la UOM y de la UOCRA, el titular del gremio de Comercio, Armando Cavalieri, busca despegarse de los sindicatos que acordaron un 27% de aumento y saltar el “cerco” del 30% que impuso la Casa Rosada. Una jugada que ya pone en jaque las paritarias del sector.

empleados de comercio paritarias

El dirigente de “Los Gordos” endureció su postura al reclamar adicionales para actividades puntuales que, según los empresarios del sector, llevarían el incremento varios puntos por encima de la pauta iniciada por los metalúrgicos de Antonio Caló la semana pasada.

Cavalieri se reunió el jueves con el presidente de la Cámara Argentina de Comercio, Carlos de la Vega, y empresarios del rubro. Según informó Ambito Financiero, el debate se mantuvo en torno de los mismos parámetros inaugurados por la UOM: una suba de 15% y otra, acumulativa, del 10%, lo que llevaría el impacto real, de bolsillo, al 26,5%. Además, existe un principio de acuerdo para incorporar al cálculo del salario base una suma fija de $3.000 abonada el año pasado, lo que de aplicarse terminará por homologar la suba a la convalidada por la UOM y también la UOCRA, del 29,6 por ciento.

Sin embargo, el encuentro, que se desarrolló en la sede de la entidad empresaria, se trabó cuando Cavalieri exigió trasladar el mismo incremento porcentual a los adicionales que cobran empleados de algunas categorías del convenio colectivo, como los cajeros, los clarkistas y los asalariados de la zona patagónica. De la Vega le confirmó a este diario que en ese punto no hubo avances en las negociaciones y resolvieron pasar a un cuarto intermedio hasta el lunes.

Cavalieri fue, junto a Gerardo Martínez, de la UOCRA, quien sostuvo que los gremios de la CGT oficialista no firmarían sus respectivas paritarias hasta tanto lo hiciera el jefe de la central obrera, Antonio Caló. Sin embargo, una vez resuelta esa negociación, el viernes pasado, el mercantil resolvió endurecer su postura.

Para hacerlo tomó en cuenta dos factores: por un lado, el apuro del Gobierno en cerrar el mayor número de acuerdos posible para exhibir un frente sindical ordenado antes del paroconvocado por los gremialistas opositores Hugo Moyano y Luis Barrionuevo para el jueves que viene.

Hasta ahora el Ejecutivo logró anudar paritarias que comprenden a poco más de un millón de asalariados del sector privado formal, en tanto que de cerrar Comercio y Sanidad (ambos del grupo de los “gordos” de la CGT) ese número se elevaría a 2,6 millones sobre un total de 5,5 millones regidos por convenios colectivos.

El otro factor también tiene que ver con Moyano, aunque de manera más directa. En la CGT explicaron que Cavalieri tiene en la estructura de su gremio filiales rebeldes, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, cuyos secretarios generales no le responden y que le adelantaron a Moyano su intención de acoplarse a la huelga del 10 de abril. En esa línea, Cavalieri interpretó que era el momento adecuado para valerse de ese argumento para intentar la elevación del tope teórico del 30% de aumento.

Fuente: Iprofesional

También te podría gustar...

Deja un comentario