Un blanqueo raro

Cualquiera que tenga dólares o euros o lo que sea, no declarados, en el exterior, en su casa, en una caja de seguridad, o donde sea, podrá depositarlos en un banco, blanquearlos en el acto y usarlo para determinadas operaciones. Nadie le va preguntar nada ni lo va a culpar de nada, ni le va cobrar nada. ¿Le parece raro? Veamos.

dolares-papel_higienico_decorado_con_dibujos_de_dolares

En una actitud por lo menos rara, frente a su política de ultra-pesificación y prohibición de operar en moneda extranjera, el Gobierno ahora recibirá a estos (hasta ayer) especuladores con los brazos abiertos y les garantiza que no preguntará de dónde salió el dinero ni reclamará impuestos atrasados. Es más, el titular de la AFIP, en rara actitud seductora, aclaró en conferencia de prensa que entre “los beneficios de esta amnistía fiscal” se incluye que el Estado no impondrá sanciones administrativas ni penales.

Una rareza más. A menos de cuatro años del vencimiento del último blanqueo (31/08/2009) la presidenta pasa a la historia argentina como el primer gobernante que otorga este perdón en dos oportunidades. Los militares dieron un blanqueo, Alfonsín (1987) y Menem (1992) también, pero CFK les ganó.

En este nuevo perdón, el equipo económico que diseñó la medida, no tuvo el buen tino de prohibir el acceso al mismo, a quienes se hayan beneficiado con el anterior. También esraro permitir el beneficio a quienes sean o hayan sido contratistas del Estado, o, sean, o, hayan sido administradores de empresas subsidiadas, quienes serán perdonados por el mismo Estado a quien ellos estafaron con sobreprecios, gastos inflados, facturas apócrifas o cualquier otro artilugio.

Los instrumentos financieros que viabilizan el blanqueo son dos: El CEDIN Y EL BADE

El CEDIM es para la industria de la construcción y el mercado inmobiliario. Trata de solucionar el dilema de un mercado que no aceptaba cambiar tierra/ladrillos por pesos. Lo que lo había prácticamente paralizado. En una rara rendición incondicional, el gobierno le pide ahora a los tenedores de billetes no declarados que: Los blanqueen depositándolos en un banco (con encaje en el BCRA), reciban un Certificado, con eso compren lo que quieran comprar, le entreguen el CEDIM al comprador y este se haga de los dólares presentándose ante el Banco. Un interrogante es que sucederá cuando el señor propietario o la empresa constructora que habiendo recibido los dólares, los quiera vender. Tendrá que hacerlo en el mercado oficial, porque el otro es ilegal ¿No es un poco raro tanto lío para llegar a que tenga que vender sus dólares al precio oficial?

El BADE es el otro instrumento. Su objeto es tratar de capitalizar una empresa (YPF) a la que evidentemente le está costando conseguir inversores y entonces se apela a los evasores. Se emite en dólares. Tendrá una versión registral y otra física y será tanto para grandes empresas como para ahorristas. Se podrán comprar bonos por 100, 1.000 y 10.000 dólares. Interés 4% anual, con pagos semestrales. Serán transferibles. Los que más ruidito hace es el vencimiento: 2016. ¿Un señor que tiene dólares, resguardados afuera o en la caja de seguridad, porque no tiene confianza en este gobierno, va a cambiar de la noche a la mañana esa actitud y comprar un bono por el solo beneficio de blanquear? ¿No sería raro tan radical cambio de actitud?

Plazo para blanquear: En un principio, tres meses desde la promulgación de la ley (que aún tiene que ser aprobada). Qué se puede blanquear: Moneda extranjera y divisas que estén en el país y en el exterior al 30 de abril de 2013. Si los fondos están en el país, se depositan en el banco. Si están fuera del país, se transfieren.  Costo del Blanqueo: Cero peso (¿No es raro tanto regalo?) Los  fondos que ingresen al blanqueo quedan eximidos de todos los impuestos, incluidos al débito y crédito por la transacción. Y todo el incremento patrimonial que genere el blanqueo se incorporará recién en la declaración jurada del 2013.

FINALMENTE: Un blanqueo o exteriorización de capitales es un instrumento más de financiación del Estado. Con escasa base moral, pero al que ningún gobierno del mundo renuncia llegado el caso. Su éxito depende de dos requisitosLograr la confianza del que hasta ese momento ocultó sus fondos a los ojos de un estado que evidentemente no se la ofrecía. Y no suponerse  repetitivo. Habrá que ver si este es el caso. En el anterior se regularizaron capitales por menos de u$s4.000 millones. Demasiado poco. Pero si ahora se llega a esa cifra es seguro que el Tesoro salta de alegría. Época de vacas flacas que le dicen.

Publicado en su Blog por el Contador LoCane

También te podría gustar...

Deja un comentario