Aumento del Mínimo no Imponible: ¿Otra vez sopa?

Un aumento del 20% en las deducciones sin modificar la tabla de liquidación y sin tener en cuenta la inflación real ocurrida en 2012 y la que viene en el 2013, se parece poco a lo que están reclamando los gremios.

CFK dió ayer un aumento de 20% del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. Falta salir la norma respectiva, pero así como se anunció, deberán tributar este año (como corresponde),  o desde marzo (según se anunció), los que ganan desde $6938 (netos) por mes, si se trata de solteros, en tanto que los casados con dos hijos pagarán si supera los $ 9598 (netos).

La aclaración de “netos” es válida más que nunca, porque en el anuncio la presidente habló de sueldos brutos de $ 8.360 y $ 11.563, que es lo mismo pero suena más lindo. En el discurso se dieron cifras de los salarios brutos que quedarán alcanzados. Sin embargo, la definición siempre se da en sueldos netos, ya que el ingreso imponible tiene ya descontados los aportes a la jubilación y al sistema de salud.

A primera vista, el nivel de aumento de las deducciones (del que se deriva el incremento de los salarios alcanzados) está muy por debajo de lo que reclamaban los sindicatos.

A pesar del sacrificio fiscal a que se refirió la presidente (que en realidad es dejar de cobrar lo que no corresponde) el anuncio de ayer no evita que con el correr de los meses se eleve la presión tributaria, ya que el año pasado el Gobierno no elevó el mínimo no imponible del tributo, y la mora acumulada, por defecto de varios años, era del cincuenta por ciento (como escribí en un artículo para el Diario Clarín en el mes de junio del año pasado).

Además, la presión se eleva por la falta de actualización de los montos en los tramos de la escala de liquidación del impuesto (artículo 90° de la ley) que algunos llaman la “otra” tablita Machinea, porque no se cambia desde que la fijó ese Ministro de Economía en el año 2000. Esto significa que una suba salarial nominal puede hacer saltar de escalón a un trabajador, que entonces tendrá sus ingresos sujetos a una tasa de imposición mayor.

Un solo ejemplo: Para un casado con dos hijos menores y un sueldo actual de $ 12.000 (netos), la carga estimada para 2013 disminuye de $ 9267,4 (con ausencia de ajustes) a $ 4484,6 (considerando el anuncio de ayer de 20%), con un descuento que cae de 5,9 a 2,9% del ingreso neto. Es obvio que cuando ese sueldo reciba el aumento de paritarias 2013 (cualquiera sea) el beneficio por mayores deducciones anunciado ayer, se neutralizará en diversos porcentajes, de ahí la expresión que le escuché a un empleado en el pasillo de cierta empresa “otra vez sopa”.

Cabe aclarar que el aumento de las deducciones y el mínimo no imponible rige también para las jubilaciones. Y para los autónomos, por supuesto, pero éstos verán el efecto en sus bolsillos en  abril 2014, cuando liquiden el impuesto del 2013, y además siguen con el retraso histórico en la deducción especial.

Fuente: Contador LoCane

También te podría gustar...

Deja un comentario