Lo que se viene: Las Normas Contables Internacionales. Cómo se aplican y en qué se diferencian de las nacionales?

En menos de un mes, las empresas que cotizan en bolsa presentarán sus primeros estados contables anuales bajo las NIIF. Los especialistas consultados explicaron cómo fue la adaptación al nuevo marco normativo y cuáles fueron los principales inconvenientes con los que se toparon.

En menos de un mes, las empresas que cotizan en bolsa presentarán sus primeros estados contables anuales bajo las Normas Internacionales de Información Financiera, más conocidas como NIIF.

Y si bien ya fueron aplicadas en la práctica por dichas compañías, debido a que la Comisión Nacional de Valores (CNV) -única institución gubernamental que las adoptó- las obliga a presentar balances trimestrales, la confección de aquellos correspondientes a todo un año implica un cambio realmente importante respecto del ejercicio anterior y, además, aparejaciertos inconvenientes que las mismas deberán sortear.

Asimismo, el tema cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta que la utilización de esta normativa para todas las firmas argentinas es uno de los objetivos que persigue la Federación Argentina de Consejos Profesionales en Ciencias Económicas (Facpce).

En este escenario, especialistas en la materia contaron cómo fue su experiencia respecto de la aplicación de las NIIF durante este año.

Ricardo De Lellis, socio a cargo de Servicios Financieros de KPMG, destacó que si bien hay que esperar a ver cómo resultan los cierres de diciembre, es importante remarcar que “la economía de la Argentina no ha dado lugar a que en el mercado se desarrollen las operaciones complejas que se observan en otros países y esto simplifica la aplicación de las normas contables“.

No obstante, aclaró que “existen diferencias ‘culturales’ de significación con respecto a otros países en aspectos claves, susceptibles de impactar fuertemente tanto en los resultados como en la registración de las contingencias y la información a suministrar en las notas a los estados contables”.

En tanto, Oscar López, Asesor Técnico del Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño (Cpcecaba), explicó que las NIIF deberán ser aplicadas en el futuro por “entidades que tienen obligación pública de rendir cuentas”, tales como las financieras y compañías de seguros.

El especialista destacó que la Facpce participó junto a las autoridades del Banco Central de la República Argentina (BCRA) de un acto por la adopción de las normas internacionales por parte del Superintendente de Entidades Financieras y Cambiarias del BCRA.

Incluso, según el experto, en esa reunión se acordó un plan de implementación que tendrá una fecha de aplicación inicial el 31 de diciembre de 2015.

Además, López aseguró que “la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) ha tomado la decisión de avanzar en el proceso de análisis para la aplicación de las NIIF en las compañías aseguradoras”.

Los problemas más frecuentes
A la hora de utilizarlas, las empresas obligadas se encontraron con algunos inconvenientes.

Al respecto, Sergio Cravero, Associate Partner de Auditoría de PwC, explicó: “El principal inconveniente que observamos fue el de la falta de recursos especializados, debido a que en el mercado local existen muy pocos profesionales con conocimiento de las normas internacionales”.

“Y no sólo eso, sino que también pocos tienen experiencia real en la aplicación de las mismas“, especificó.

Vale remarcar que el nivel de desarrollo que tienen las NIIF es muy importante ya que se hacen para que sean utilizadas en todo el mundo. En comparación con las normas emitidas por la Facpce, se trata de un volumen normativo 10 veces mayor. 

“Eso hace que en los próximos años va a seguir la problemática hasta que los profesionales puedan aprenderlas y aplicarlas”, aclaró Cravero.

En este escenario, es importante remarcar que las Normas Contables Profesionales (NCP) se basan en buena medida en las NIIF de hace algunos años, con algunos condimentos “locales”. 

Sin embargo, tal como expresó el especialista de PwC, “‘el diablo está en los detalles’, y las NIIF tienen muchos en donde se diferencian de las NCP, ya que son más específicas“.

A modo de ejemplo, Cravero destacó que las normas internacionales tienen un mayor grado de detalle en los criterios que se deben considerar para reconocer los ingresos.

Pautas clave sobre las NIIF
Las NCP tienen lineamientos generales, pero las NIIF tienen tratamientos específicos para situaciones en donde, por ejemplo, se venden múltiples productos en una sola transacción (como sucede con los equipos celulares y abonos telefónicos)”, señaló el especialista.

Es decir, incluyen lineamientos “para determinar qué porción de ingresos se debe diferir y no reconocer al momento de la venta, por ejemplo, cuando tengo un programa de fidelización de clientes (puntos o millas)”.

Y agregó que también es necesario atender a criterios especiales “cuando estoy operando por cuenta propia o como un agente de un tercero“.

Otro de los problemas que planteó sobre la aplicación de las NIIF está relacionado con los sistemas de información.

Según explicó Cravero, “con las nuevas normas hay que recopilar distintos datos y de forma distinta a la que se realiza en la actualidad”.

“Por ejemplo, los inventarios bajo NIIF se miden a su costo histórico, lo que requiere mantener la anticuación y precios de compra de cada producto en el inventario, mientras que las NCP requerían la utilización del método de costo de reposición, por lo que lo único que interesaba era el costo al cierre del período”, comentó el especialista.

También remarcó que existieron inconvenientes con la información adicional, ya que las NIIF incluyen la obligación de brindar una mayor cantidad de datos, además de los cuatro estados básicos y las notas y anexos que se presentaban antes de la adopción de las normas internacionales.

“En la Argentina no existía una costumbre de exhibir este tipo de información. Esto se ve, por ejemplo, en que las compañías deben informar los riesgos financieros a los que están expuestos y cómo gestionan los mismos”, especificó el experto de PwC.

Además, aclaró que “hay que informar qué impacto pueden tener los cambios en estas variables, como el tipo de cambio o la tasa de interés”.

“En el caso de un importador que compra en reales, éste debe explicar cómo gestiona el riesgo de devaluación del peso frente al real, qué contratos de instrumentos derivados hizo para cubrirse de este riesgo, y qué impacto tendría en sus estados contables una devaluación o revaluación de esa moneda”, ejemplificó.

Por otro lado, explicó que uno de los nuevos requisitos que a veces pone nerviosas a las compañías es el de informar la remuneración de directores y de la primera línea de gerencia.

En tanto, puntualizó que otro de los factores que generaron un poco de ruido fue el impacto impositivo que podía generarse con la aplicación de las normas internacionales, ya que para liquidar el Impuesto a las Ganancias las sociedades deben acatar lo que establece la Ley del gravamen.

“No obstante, la norma no indica qué hacer con todas las transacciones, sino que deja en manos de los contribuyentes cómo aplicar la normativa en algunos casos“, indicó el especialista de PwC.

“Así, por lo general, las compañías adoptaban un criterio -al momento de liquidar Ganancias- similar al utilizado en sus estados contables para las transacciones no cubiertas específicamente por la Ley. De esta manera, un cambio de criterios al momento de confeccionar los balances,impactaría en la determinación del impuesto“, puntualizó.

Sin embargo, tal como señaló Cravero, “tanto la Facpce, como el Cpcecaba trabajaron junto a laAFIP para evitar esta circunstancia”.

“Y la RG 3363 del organismo de recaudación, de alguna forma, atiende a este problema requiriendo que la declaración jurada de impuestos tome como punto de partida a los balances confeccionados de acuerdo con las NCP“, especificó.

Del mismo modo, el uso de las NIIF podía tener impactos societarios ya que todo cambio en la forma de armar los estados contables puede impactar en el resultado.

“Esto también puede afectar la distribución de dividendos o los ratios que deben considerarse para determinar causales de disolución, reducción de capital, entre otros”, detalló el especialista.

Como conclusión, Cravero destacó que “los desafíos de las empresas y los usuarios, en general, son muchos e importantes” y agregó: “Pero en el mediano plazo, los beneficios en términos de transparencia, uniformidad y acceso a los mercados de capitales pagarán el esfuerzo de hoy”.

Cuáles son las principales diferencias
Tal como se indicó precedentemente, la aplicación de las nuevas normas generaron algunos inconvenientes por el simple hecho de que existen diferencias entre las NIIF y las NCP.

En este contexto, el asesor del Consejo Profesional López explicó cuales son.

Respecto de lo que hace a la presentación de los Estados Contables, el especialista remarcó los siguientes puntos:

  • Los estados contables consolidados constituyen la información financiera básica según las NIIF. Sin embargo, según las NCP, tales estados contables consolidados se presentan como información complementaria.
  • Según las NIIF, los activos y pasivos corrientes y no corrientes deben presentarse como capítulos separados en el estado de situación patrimonial (por lo general, las partidas no corrientes se muestran antes que las partidas corrientes). En tanto, según las NCP, los activos corrientes y no corrientes deben presentarse en función a su liquidez decreciente, y los pasivos corrientes y no corrientes, en función de su naturaleza.
  • Para las NIIF los conceptos reconocidos como otro resultado integral (similares a ciertos conceptos de ingresos diferidos según NCP) se reflejan en el Estado de Resultado Integral. Este estado no existe para las NCP.
  • La información complementaria, a través de las notas y otras revelaciones relacionadas, requerida por la NIIF es considerablemente más detallada e integral que la solicitada por las NCP.

En tanto, el especialista del Consejo destacó que también existen diferencias en el reconocimiento y medición de activos y pasivos, a saber:

  • Las NCP requieren que los bienes de cambio sean medidos por sus valores corrientes (por ejemplo, costos de reposición y/o reproducción) y los resultados por tenencia se reconocen directamente en resultados. Las NIIF exigen que los inventarios se midan, por lo general,aplicando el modelo del costo.
  • Después de su reconocimiento inicial, las NIIF permiten que las propiedades, planta y equipo se midan utilizando el modelo del costo o el modelo de revaluación. El modelo de revaluación recién fue incorporado por las NCP a partir de la RT N° 31 (ejercicios iniciados a partir del 1° de enero de 2012), pero aún no ha sido adoptado por los organismos de control (por ejemplo, la Inspección General de Justicia).
  • Las NCP admiten que los costos de organización y pre-operativos sean capitalizados y amortizados en un plazo máximo de cinco años. Además, fijan que ciertos materiales de publicidad y promoción adquiridos sean activados e imputados como gastos cuando se utilicen o distribuyan. Según las NIIF, por lo general, estas partidas se imputan como gastos cuando se incurren.

Al momento de aplicar el nuevo marco normativo, Cravero destacó que “en la Argentina se aprovechó la experiencia de otros países de la región, como Chile Brasil, que habían puesto en marcha su adopción con anterioridad”.

“Así, se aprendió de los errores que ellos cometieron y se diagramó desde la CNV un plan de transición entre las normas contables profesionales y las internacionales que se llevó a cabo de manera planificada y ordenada”, sostuvo el especialista.

Además, aclaró que “hace cuatro años la CNV, siguiendo con la tendencia mundial, adoptó las Normas Internacionales de Información Financiera para que las empresas que cotizan en bolsa deban aplicarlas de manera obligatoria”.

“Y fue así que, durante los primeros trimestres de este año se fueron presentando los estados financieros de estas compañías bajo esta modalidad”, remarcó Cravero.

Asimismo, el experto indicó que “las NIIF aportan una mayor transparencia a la información financiera que deben mostrar las sociedades que cotizan en bolsa”.

Y concluyó: “Esto es fundamental para ellas, ya que los datos volcados en los estados contables son una de las fuentes de acceso al financiamiento, tanto local como internacional“.

También te podría gustar...

Deja un comentario