Impuesto a las Ganancias: recomendaciones de los graduados en ciencias económicas

En el marco de las tradicionales Jornadas Tributarias del Colegio de Graduados, los profesionales en ciencias económicas analizaron aspectos controvertidos en el impuesto a las ganancias.

Y efectuaron las siguientes recomendaciones.

VISTO: 1. Los trabajos presentados por los doctores Jorge Arosteguy y Felix Rolando, Martín R. Caranta, Gustavo Carreño, Enrique Condorelli, Daniel Hoyos Maldonado y Jorge Othar, María de los Angeles Jauregui y Maria Florencia Muñoz, Guillermo LoCane, Roberto Mazzini, Darío Rajmilovich, Santiago Saenz Valiente, Iván Sasovsky, Ofelia Seoane, Alberto Turró y Rodrigo Vendramin. 2. Las exposiciones de los panelistas, doctores José D´Agostino, Luis O. Fernandez, Roberto Freytes y Perla Olego. 3. Los aportes efectuados durante el debate por los autores de trabajos, panelistas y participantes.

LA CAPACIDAD CONTRIBUTIVA COMO GÉNESIS PARA LA APLICACIÓN DEL TRIBUTO

CONSIDERANDO

1. Que existe consenso doctrinario sobre las cualidades del rédito o renta como la mejor medida de la capacidad contributiva.

2. Que el principio de la capacidad contributiva, no es una medida objetiva de la riqueza de los contribuyentes, sino una valoración política de la misma. Esta valoración política implica instrumentar el impuesto sobre la base de los valores que conforman el acervo ideológico del gobierno.

3. Que el Estado es responsable de garantizar la estabilidad de la moneda así como proteger la seguridad jurídica, pero también está obligado al respeto irrestricto de las normas de derecho.

4. Que en los últimos años ha reaparecido en nuestro país el fenómeno inflacionario, circunstancia que afecta el sistema tributario en general así como el falseamiento del resultado empresario sujeto al Impuesto a las Ganancias en particular, producto de no admitir el reconocimiento del impacto que provoca sobre la base de liquidación del gravamen.

5. Que la capacidad contributiva es un principio constitucional que fija un límite al ejercicio de la potestad tributaria, que la inflación distorsiona afectando tanto la igualdad como la legalidad sustancial por la alteración fáctica de la intención del legislador. 6. Que la inflación incide sobre la economía afectando los precios relativos, tanto de los salarios, el tipo de cambio, las tarifas y los impuestos. Desconocer esta circunstancia implica encubrir la realidad de los hechos económicos, cuestión no admitida en materia tributaria.

7. Que la inflación altera la imposición efectiva sobre las rentas al gravar resultados meramente nominales y se manifiesta a través de la alteración de la base imponible, la disminución de la progresividad y las deducciones generales como por ejemplo la reducción en términos reales de las deducciones personales o con importes fijos.

8. Que el ajuste impositivo por inflación fue incorporado a la Ley de Impuesto a las Ganancias por la Ley 21.894, desde 1978 y hasta 1985, cuando con la sanción de la Ley 23.260 se introdujeron importantes cambios a la técnica del ajuste, transformando su carácter inicial de ajuste estático en dinámico. Estas modificaciones han perdurado hasta la actualidad, y se encuentran normadas dentro del Título VI del texto legal de la Ley del Impuesto a las Ganancias.

9. Que por imperio del artículo 39 de la Ley 24.073, la aplicación del ajuste impositivo por inflación ha quedado normativamente suspendida, como así también los mecanismos de actualización aplicables a las cuotas de amortización de los bienes de uso, de los quebrantos, de los costos computables en el caso de venta de bienes y de los créditos impositivos.

10. Que la persistencia del fenómeno inflacionario ha incrementado la litigiosidad dando lugar a numerosos pronunciamientos judiciales tanto por parte de las empresas como de las personas físicas.

11. Que las II, VI, IX, XVI y XXXII Jornadas Tributarias de este Colegio de Graduados se pronunciaron a favor de la utilización de los estados contables ajustados a los fines impositivos, sin perjuicio de la adopción de un método simplificado para aquellos sujetos del impuesto que no tengan la obligación de confeccionar los mencionados estados.

12. Que cuando la economía logra estabilidad, el régimen de ajuste por inflación tiende a desaparecer, fenómeno acontecido en nuestro país a partir del año 1992, cuando la ley de convertibilidad impidió la aplicación de cualquier mecanismo de indexación de obligaciones como de reexpresión de la base imponible.

13. Que la reexpresión de valores es aplicable para corregir la unidad de medida idónea para determinar el elemento cuantitativo del hecho imponible. Aunque no es un mecanismo perfecto, con su aplicación se logra medir la capacidad contributiva real de un contribuyente en el impuesto a la renta, al adecuarse las respectivas bases imponibles ante la erosión inflacionaria de los valores monetarios.

14. Que la decisión del Estado, de obligar al pago de una tasa efectiva diferente a la prevista en la Ley de Impuesto a las Ganancias, a través de la inaplicabilidad de la reexpresión a moneda constante, es violatoria de la Constitución de la Nación Argentina.

15. Que en especial las explotaciones dedicadas a la actividad agrícola ganadera en nuestro país resultan ser las más afectadas por esta gravabilidad de rentas ficticias e irreales. De esta forma se gravan rentas que resultan meramente nominales y alejadas de toda consideración de capacidad contributiva.

16. Igual consideración es aplicable respecto de la licuación de las amortizaciones sobre bienes de uso que afecta en mayor medida a las inversiones productivas.

17. Que la Ley de Impuesto a las Ganancias contempla que los importes de las deducciones personales y generales, como así también los tramos de la escalas para la liquidación del gravamen, deben, en contextos inflacionarios, necesariamente, acompañar la evolución del nivel general de precios de la economía. De lo contrario, los eventuales incrementos en los ingresos nominales de los contribuyentes, resultan agredidos por cuanto el tributo estaría incidiendo sobre una capacidad contributiva inexistente.

18. Que las deducciones personales previstas en la Ley del Impuesto a las Ganancias han estado sujetas a ajustes nominales y discrecionales periódicos, en tanto que la escala del artículo 90 del mismo texto legal, no ha tenido modificaciones desde la salida de la convertibilidad, circunstancia que le hizo perder el atributo de la progresividad.

19. Esa falta de adecuación, ha generado un efecto regresivo del gravamen al recaer en mayor medida en los sectores de ingresos medios

20. Que dentro de las deducciones personales, el inciso c) del artículo 23 discrimina entre las rentas de la cuarta categoría, a la hora de aplicar la deducción especial.

LAS XLII JORNADAS TRIBUTARIAS RECOMIENDAN

1. Derogar el artículo 39 de la Ley 24.073 (y toda norma relacionada), de manera que se rehabilite la aplicación del ajuste impositivo por inflación y las actualizaciones aplicables a fines fiscales tales como los importes correspondientes a las deducciones personales, los mecanismos de actualización aplicables a los tramos de la escala aplicable a las personas físicas, quebrantos, las cuotas de amortización y el costo computable en el caso de ventas de bienes.

2. Contemplar la reexpresión de los saldos a favor de los contribuyentes, observando las pautas objetivas de ajuste previstas en la normativa suspendida.

3. Modificar la Ley del Impuesto a las Ganancias, respetando los principios de equidad y generalidad, a fin de valorizar los inventarios agropecuarios (biológicos) a su costo, ubicándolos en un plano de igualdad con los bienes de cambio de las explotaciones comerciales e industriales.

4. Equiparar el tratamiento preferencial aplicable a las personas físicas cuyo ingreso proviene del trabajo en relación de dependencia, cargos públicos, jubilaciones y pensiones, a las demás rentas provenientes del trabajo personal, con la finalidad de contemplar la aplicación del principio de igualdad plasmado en el artículo 16 de la Constitución Nacional.

5. Restablecer desde su origen el mecanismo de ajuste en las escalas del artículo 90, que contemple índices objetivos de actualización, acompañando la evolución del nivel general de precios de la economía, a fin de que su desactualización no torne inexistente la progresividad del impuesto para las personas físicas, gravando una capacidad contributiva irreal.

6. Fijar los montos de las deducciones personales para que no solo prevean un mínimo de subsistencia, sino que contemplen el costo de una calidad de vida digna para el contribuyente y su familia.

7. Derogar el artículo 4º de la Ley 26.731, a través del cual se facultó al Poder Ejecutivo Nacional a incrementar, de manera discrecional, los montos de las deducciones personales, previstos en el artículo 23 de la Ley del Impuesto a las Ganancias, atento que no respeta los principios de legalidad e igualdad ante las cargas públicas.

Mar del Plata, noviembre de 2012. Comisión Nro. 1 Presidente: Fernando D. GARCIA .-Relator: Marcelo D. RODRIGUEZ .-Secretaria: Fabiana IGLESIAS ARAUJO

Fuente: Cr. LoCane

También te podría gustar...

Deja un comentario