Procedimiento. Responsables por deuda ajena. Responsabilidad solidaria. Concepto.

En la ley de Procedimiento Tributario se establece que cuando dos o más sujetos están obligados a satisfacer una misma pretensión fiscal, su responsabilidad es solidaria, es decir, que la totalidad de la prestación puede ser exigida a cualquiera de ellas indistintamente.

El artículo 8 de la Ley 11.683 de Procedimiento Tributario establece lo siguiente:

“Responden con sus bienes propios y solidariamente con los deudores del tributo y, si los hubiere, con otros responsables del mismo gravamen, sin perjuicio de las sanciones correspondientes a las infracciones cometidas:
a) Todos los responsables enumerados en los primeros CINCO (5) incisos del artículo 6º cuando, por incumplimiento de sus deberes tributarios, no abonaran oportunamente el debido tributo, si los deudores no cumplen la intimación administrativa de pago para regularizar su situación fiscal dentro del plazo fijado por el segundo párrafo del artículo 17. No existirá, sin embargo, esta responsabilidad personal y solidaria con respecto a quienes demuestren debidamente a la ADMINISTRACION FEDERAL DE INGRESOS PUBLICOS que sus representados, mandantes, etc., los han colocado en la imposibilidad de cumplir correcta y oportunamente con sus deberes fiscales.

En las mismas condiciones del párrafo anterior, los socios de sociedades irregulares o de hecho. También serán responsables, en su caso, los socios solidariamente responsables de acuerdo con el derecho común, respecto de las obligaciones fiscales que correspondan a las sociedades o personas jurídicas que los mismos representen o integren”.

A su vez, el artículo 6 dispone lo siguiente:

“Están obligados a pagar el tributo al Fisco, con los recursos que administran, perciben o que disponen, como responsables del cumplimiento de la deuda tributaria de sus representados, mandantes, acreedores, titulares de los bienes administrados o en liquidación, etc., en la forma y oportunidad que rijan para aquéllos o que especialmente se fijen para tales responsables bajo pena de las sanciones de esta ley:
d. Los directores, gerentes y demás representantes de las personas jurídicas, sociedades, asociaciones, entidades, empresas y patrimonios a que se refiere el artículo 5º en sus incisos b) y c)”.

Finalmente el artículo 5° dice lo siguiente:

“Están obligados a pagar el tributo al Fisco en la forma y oportunidad debidas, personalmente o por medio de sus representantes legales, como responsables del cumplimiento de su deuda tributaria: los que sean contribuyentes según las leyes respectivas; sus herederos y legatarios con arreglo a las disposiciones del Código Civil, sin perjuicio, con respecto a estos últimos, de la situación prevista en el artículo 8º, inciso d). Son contribuyentes, en tanto se verifique a su respecto el hecho imponible que les atribuyen las respectivas leyes tributarias, en la medida y condiciones necesarias que éstas prevén para que surja la obligación tributaria:
c. Las sociedades, asociaciones, entidades y empresas que no tengan las calidades previstas en el inciso anterior, y aún los patrimonios destinados a un fin determinado, cuando unas y otros sean considerados por las leyes tributarias como unidades económicas para la atribución del hecho imponible.
d. Las sucesiones indivisas, cuando las leyes tributarias las consideren como sujetos para la atribución del hecho imponible, en las condiciones previstas en la ley respectiva”.

Consideramos que ello debe ser entendido en el sentido de que, en los supuestos del artículo 8 de la ley de Procedimiento Tributario, los responsables por deuda ajena responden con sus bienes propios y en forma solidaria con los deudores del tributo.

En la causa “ Méndez, Ernesto Juan” la Sala A de la Cámara Nacional Contencioso Administrativo Federal considera que esta responsabilidad puede ser subsidiaria o solidaria, ya que en los artículos mencionados precedentemente se prevé ambos supuestos.

En el primer caso, (responsabilidad subsidiaria) el adquirente responde con sus bienes si previamente se intima al contribuyente el pago del tributo adeudado y este no lo satisface.

En el segundo caso, (responsabilidad solidaria) es decir, si la deuda tributaria no está determinada, la responsabilidad del adquirente es solidaria, esto es, se puede exigir su cumplimiento directamente al responsable, quedando en igual situación que la del deudor principal.

Por otra parte, dice el fallo, constituye un requisito esencial que los responsables del artículo 8, sean solidarios o subsidiarios, deben ser instituidos por ley. Es necesaria la realización de un presupuesto de hecho en virtud del cual queda obligado el sujeto pasivo y, además, es necesario que se produzca el presupuesto de hecho en virtud del cual queda obligado el responsable personalmente.

Fuente: Arizmendi

También te podría gustar...

Deja un comentario