CPCE: la inflación ya limita la política económica

El Instituto de Economía analizó los riesgos de espiralización del proceso de aumento de precios que ya impacta en el poder de fuego del gasto público.

Inflación www.sbasualdo.com.ar

Desde el Instituto de Economía del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba (CPCE) plantearon que la política económica del Gobierno nacional está restringida por el contexto inflacionario que, de no tomar medidas rápidamente, corre el riesgo de espiralizarse un factor que “no existía hace cuatro años”.

Víctor Peralta señaló que la decisión de la administración central de no discutir el tema terminó por impactar en el poder adquisitivo del gasto público y, consecuentemente, en el crecimiento de la economía.

“Por la inflación va perdiendo peso el poder de fuego del gasto público como impulsor de consumo”, indicó el economista. En el tiempo los datos muestran que en años no eleccionarios el gasto público baja, “se administra más conservadoramente”. En el 2009 aumentó el 11% real mientras que en el 2011 lo hizo al 7,8%.

En 2006 empiezan a buscar otras herramientas y aparece, en 2010, el primer Fondo de Desendeudamiento por US$ 6.500 millones, que es la “primera claudicación de tener dos pilares del modelo como era el superavit comercial y el fiscal. Pasaron a usar las reservas para pagar deuda con su consecuente impacto en las reservas del Central”, apuntó Peralta. En 2010, aún con el uso de las reservas, éstas crecieron respecto a 2009. Ese fue el último año en que se incrementaron.

En 2011 se generó otro fondo por US$9.600 millones que ya provoca una caída de reservas (pasan de 52.138 millones a 45.915 millones de dólares). Hay uso de reservas de libre disponibilidad cada vez más intenso.

Respecto de la balanza comercial, en 2010 cuando la economía retoma el crecimiento el saldo en combustibles se reduce y en 2011 directamente pasa a déficit, “convirtiéndose en una presión adicional” para las reservas del Central. En este marco, aparece la decisión de imponer restricciones al comercio para buscar un equilibro en la balanza comercial. “Ya no sólo no estaban los dólares vía superávit fiscal sino que había una presión extra desde el sector externo. La gran pregunta es cuándo la industrialización se convertirá en un alivio y no en una presión”, resumió Peralta.

La aplicación de restricciones al comercio determinó una oxigenación del balance cambiario de la economía, fortaleciendo el superávit comercial a fuerza de limitar importaciones. Después se agregaron las limitaciones cambiarias. El mix determinó una “pérdida de confianza” y una fuerte baja de los depósitos en dólares.

“La economía entró en un estancamiento. La industria, según nuestra opinión, está en recesión. Desde ’09 no hay reducciones importantes en el desempleo. Si bien es cierto que hay crisis mundial, las inconsistencias de política económica interna influyeron fuerte en la caída de la actividad”, dijo Peralta.

Competitividad en baja

Para el CPCE el Tipo de Cambio Real (TCR) demuestra que Argentina se está volviendo menos competitiva “lo que termina provocando otra presión”. El cálculo del Instituto, deflactado por la Canasta Nutricional, está hoy en 1,47.

Para los economistas autores del trabajo el eje de los desilineamientos en la economía es la inflación que deteriora los ingresos fijos, complica las decisiones de inversión y retrasa el tipo de cambio real y de las tarifas de servicios públicos.

Las prioridades que deberían seguirse, según Peralta, es cuantificar la magnitud de la inflación, volver a tener un índice confiable; analizar los efectos de las políticas antiinflacionarias del pasado, identificar las causas que provocan el problema y elegir y aplica una estrategia.

“El riesgo de no atender el problema es que la inflación se espiralice”. Para Mary Acosta el gran desafío es bajar la inflación manteniendo el nivel de empleo, con medidas graduales que “podrían extenderse por largo tiempo”.

Fuente: cpcecba

También te podría gustar...

Deja un comentario