AGIP: quienes no contesten inspecciones sufrirán una mayor presión fiscal

La AGIP aumentó el monto de los pagos a cuenta para las empresas y particulares que incumplan total o parcialmente los requerimientos efectuados por el organismo. También se castigará a los contribuyentes que presenten irregularidades en la cancelación de la contribución por publicidad

agip rentas ciudad buenos aires www.sbasualdo.com.ar

La Administración Gubernamental de Ingresos Públicos porteña (AGIP) decidió aumentar las retenciones y percepciones en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos para las empresas y particulares que no respondan a las inspecciones que encara el organismo de recaudación de la Ciudad.

Puntualmente, la reglamentación vigente establece que los contribuyentes y/o responsables soportarán mayores pagos a cuenta en Ingresos Brutos:

  • En tanto incumplan total o parcialmente los requerimientos efectuados por la AGIP.
  • Cuando por la contribución por publicidad no cumplan con el empadronamiento de anuncios publicitarios o verifiquen inconsistencias.

Esto es así, ya que los responsables mencionados anteriormente pasan a integrar el padrón de contribuyentes porteños que presentan “alto riesgo fiscal“.

Las nuevas pautas se suman a las ya existentes que condicionan la calificación fiscal de los mismos:

  • Que en los últimos 12 meses no hubieran presentado 6 o más declaraciones juradas y/o anticipos mensuales en Ingresos Brutos.
  • Que el impuesto abonado sea inferior al 50% del tributo que hubiese correspondido ingresar de acuerdo con lo declarado por los contribuyentes en los últimos 12 meses.
  • Que se trate de contribuyentes a los que se les hubiera realizado la cancelación de oficio o efectivizado la baja en el gravamen.
  • Cuando sean responsables inscriptos en el Régimen Simplificado en Ingresos Brutos que, por su naturaleza societaria, no corresponda la inclusión en dicho régimen.
  • Que sean contribuyentes no localizados en el domicilio fiscal declarado.
  • Que los responsables fueran deudores de cualquiera de los tributos recaudados por la AGIP, ya sean deudas administrativas o judiciales mayores a 10.000 pesos.
  • Cuando se trate de contribuyentes que no hubieran dado cumplimiento, cuando les correspondiera hacerlo, al reempadronamiento respectivo.
  • En el caso de responsables que se hubieran acogido a planes de facilidades de pago, por cualquiera de los tributos recaudados por la AGIP, y cuando dichas regularizaciones hubieran incurrido en caducidad, siempre que el saldo de dicha caducidad resulte ser superior a $10.000, sumados cada uno de los saldos de los planes caducos y pendientes de regularización.
  • Si se tratara de contribuyentes que fueran deudores en el ABL, Patentes y otras contribuciones.

Carlos Fernández, Gerente de Impuestos de Crowe Horwath, señaló que “más allá de la indudable legitimidad de la existencia de normas que tiendan a persuadir a los contribuyentes para que cumplan con sus diversas obligaciones fiscales, lo cierto es que la aplicación de la suba  generará una mayor presión fiscal para un número más amplio de contribuyentes“.

“Es una tónica bastante frecuente entre los diversos fiscos locales en épocas en que las necesidades de caja o financiación son crecientes dentro de sus administraciones”, aseguró Fernández.

Complementariamente, ya está en plena vigencia el aumento a 3,5% de la tasa aplicable para calcular las retenciones y a 4,5% para obtener las percepciones.

Hasta la implementación del incremento, los contribuyentes catalogados como “riesgosos” debían soportar una alícuota cercana al 3 por ciento.

Suba general
Complementariamente, la AGIP ya implementó una nueva suba en los anticipos en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos que soportan las empresas y los particulares.

Puntualmente, se trata de un aumento en las alícuotas aplicables en los distintos regímenes de retención y percepción en Ingresos Brutos.

Desde el Estudio Harteneck, Quian, Teresa Gómez & Asociados explicaron los principales incrementos que ya se encuentran en plena vigencia a partir de este mes.

En primer término, los expertos explicaron a este medio que se elevan al 3% las alícuotas de retención y percepción para los contribuyentes del Régimen Simplificado del Impuesto sobre los Ingresos Brutos con magnitudes superadas.

Asimismo, se establece en el régimen de retención una alícuota del 1,5% aplicable a la actividad de alquiler de inmuebles.

En tanto, el nuevo marco reglamentario eleva las siguientes alícuotas de percepción:

  • Para las operaciones de importación definitiva a consumo de mercaderías, se aplicará la alícuota del 2,75% sobre los contribuyentes locales y del 2% sobre aquellos sujetos a las normas del Convenio Multilateral.
  • Para el comercio electrónico, se aplicará el 3%. En el caso de que el contribuyente no acredite la condición de sujeto inscripto en Ingresos Brutos se aplicará la alícuota del 4 por ciento.
  • Para venta al contado y efectivo superiores a $1.000, se usará la alícuota del 3,50 por ciento.
Fuente:

También te podría gustar...

Deja un comentario