Monotributistas: ante la compra de autos AFIP los expulsa del régimen

La nueva avanzada surge del intercambio de información entre los Registros de la Propiedad Automotor y Crédito Prendario y las bases de datos del fisco nacional

Como consecuencia del intercambio de información entre los Registros de la Propiedad Automotor y Crédito Prendario y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), aquellos monotributistas que compraron automóviles por valores que no son compatibles con los ingresos declarados, están siendo dados de baja de oficio del Régimen Simplificado pasando automáticamente a tributar en el Impuesto a las Ganancias y al Valor Agregado. 

Contra el enanismo fiscal
A fin de potenciar la depuración del padrón, el fisco nacional ya cuenta con una reformulada reglamentación que le permite excluir a los contribuyentes adheridos al Régimen Simplificado cuando se detecte alguna de las siguientes situaciones:

  • Que se adquieran bienes o se realicen gastos personales por un importe igual o superior a los máximos admitidos para la categoría en la cual estén encuadrados.
  • Que se registren depósitos bancarios, debidamente depurados, por un valor igual o superior al tope fijado para su categoría.

En efecto, de acuerdo con la normativa vigente, la AFIP puede excluir de oficio a quienes facturan o realizan erogaciones en exceso.

Con relación a las ventas, quienes estén ubicados en las categorías más altas tienen que evaluar si no superan los límites de ingresos anuales establecidos (que son de $200.000 para profesionales y de $300.000 para el resto de las actividades).

En materia de gastos, el Monotributo deja afuera a los profesionales que eroguen más de $6.666 mensuales.

Concretamente, los prestadores de servicios que facturen entre $144.000 y $200.000 no pueden tener egresos anuales por más de $80.000. Este límite equivale al 40% de los ingresos de la última categoría prevista en el nuevo esquema de tributación.

Marcelo Domínguez, consultor tributario, explicó que a través del castigo “la AFIP busca evitar que los pequeños contribuyentes de las escalas más altas evadan”.

“La solicitud de información sistemática de las operaciones con los principales clientes y proveedores y el requerimiento de datos sobre el alquiler del local comercial o del vehículo de transporte, le posibilita al fisco efectuar cruces informáticos entre ingresos y gastos de los distintos contribuyentes”, precisó el experto.

“Ello así, a los efectos de evaluar si un monotributista puede permanecer en el régimen, o bien, si debe inscribirse en el IVA y en Ganancias por haber excedido los parámetros del régimen simplificado”, advirtió el experto.

Por

También te podría gustar...

Deja un comentario