Accidentes de trabajo: sepa qué son las ART mutuales y cómo funcionan

El especialista Juan Manuel Lorenzo, abogado del estudio Salvat, Etala & Saraví, explica de dónde surgió esta forma de cobertura de contingencias laborales y qué utilidad tiene en el resto del mundo. Qué problemas se pueden suscitar?
El pasado jueves, el Poder Ejecutivo estableció los requisitos que deben reunir las denominadas ART mutual para diferenciarlas de las clásicas Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART).

De acuerdo con el texto de la nueva norma, éstas podrán ser creadas por asociaciones profesionales de trabajadores o grupos de empleadores y asociaciones sindicales de trabajadores con personería gremial.

Las mismas estarán sujetas a los requisitos que fija la Ley de Riesgos del Trabajo (LRT) para las típicas ART.

El criterio que el nuevo decreto plantea, es una idea tomada del derecho español en donde las mutuas o Mutuales de Riesgos del Trabajo ya han hecho varios años de experiencias junto a las Cajas Aseguradoras.

Como concepto principal, se plantea la creación de mutuales sin fines de lucro preservando el principio de libre afiliación de los empleadores comprendidos en el ámbito del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) que regule determinada actividad, profesión u oficio.

La idea de que se trate de mutuales sin fines lucrativos radica en que, según los autores europeos, con este tipo de esquemas se podría lograr una mejora en las prestaciones médicas a favor de los empleados y una inversión más directa en materia de prevención de los riesgos laborales ya que los ingresos de las mutuales se dirigirán en su mayor parte (solo habría que excluir los gastos necesarios para gestión y funcionamiento) hacia estas áreas operativas y no existirían fondos dirigidos a rentabilidad como los que hoy naturalmente tienen las ART.

El criterio de utilizar mutuas para atender los riesgos del trabajo, encuentra especial enfoque en la especialidad que cada mutual podría lograr en la atención de determinada actividad.

La ART, como cualquier compañía de seguros, lo que hace es asegurar una cartera de riesgos -denominada “contingencia”- y en base a ello determinar o establecer el costo de la póliza que permita cubrir los siniestros que se produzcan y obtener un margen de rentabilidad.

Por el contrario, estas mutuales dado que serán conformadas por grupos de empleadores y las entidades sindicales con personería gremial de cada sector, tendrán la capacidad de prevenir riesgos y atender prestaciones específicas a la actividad en que se desempeñan, lo que en la teoría generaría una mejora en la especialidad de la atención, el direccionamiento de la inversión en forma más eficiente en cuanto a los riesgos propios de cada actividad y naturalmente con prestaciones satisfactorias dado que a ninguno de los miembros de las mutuales les resultará apetecible un servicio deficiente. Por lo menos eso es lo que en teoría y espíritu se persigue.

Hay que tener en cuenta que el decreto señala muy precisamente que el mismo se orienta hacia mutuales que tengan a su cargo la gestión de las prestaciones y demás acciones previstas en la Ley sobre Riesgos del Trabajo y que la medida instada comprende a las entidades sin fines de lucro, de seguros mutuos, surgidas de la negociación colectiva, y de manera complementaria a aquellas que, por razones de solidaridad sectorial, sean promovidas de manera independiente por asociaciones profesionales de empleadores o de trabajadores con personería gremial, atendiendo al carácter que en general poseen las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo como entidades de derecho privado, sin distinción legal alguna.

Si bien para el común de la gente puede pasar inadvertida, no resulta ser un condicionante cualquiera, sino que han de esperarse nuevas pujas sindicales por parte de los sindicatos simplemente inscriptos y carentes de capacidad de negociar convenios colectivos de trabajo para no quedar al margen de este nuevo planteo.

Esto se debe a que el artículo 1 del decreto determina en forma taxativa quiénes son los sujetos habilitados para conformar estas nuevas mutuales: “las asociaciones profesionales de empleadores o grupos de empleadores y las asociaciones sindicales de trabajadores con personería gremial que celebren negociaciones colectivas”.

Por

También te podría gustar...

Deja un comentario