La AFIP pondrá la lupa sobre compras de supermercado que superen los 1.000 pesos

Con la actualización de una normativa sobre facturación, el organismo de recaudación podrá tener acceso a los datos de quienes adquieran productos cuyos valores sean mayores a los límites fijados por la norma. La Asociación de Supermercados solicitó ampliar la cifra de la resolución

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) mantiene en vigencia la vieja resolución 256 del año 1998, que establece que, superado un valor de compra, el comercio deberá consignar los datos fiscales en la Factura B que debe emitir.

Si bien la norma tiene casi 15 años, el organismo a cargo de Ricardo Echegaray aún la mantiene vigente. Y no sólo eso, sino que también actualizó los montos.

En efecto, a través de la resolución 3.115 del año pasado, dispuso que el límite sea fijado en $1.000, dejando atrás los $250 que impuso la administración de Carlos Menem, según consigna el diario Clarín en su edición de hoy.

Todos los supermercados, negocios de ropa y empresas de servicios públicos están obligados a requerir la información fiscal de los clientes que superen ese monto, informó el matutino.

Sin embargo, mientras los primeros no están obligados por ley a enviar la información a la AFIP, sí lo están las concesionarias de gas, luz, agua y telefonía fija.

Para evitar tener que pedirles datos fiscales a sus clientes y generar incomodidades, las grandes cadenas de supermercados optan por separar en dos las facturas de más de $1.000 de sus consumidores.

De acuerdo con el matutino porteño, la Cámara de Comercio y la Asociación de Supermercados (ASU) ya solicitaron a la AFIP que el tope de la factura de consumidor final sea elevado, en momentos en que la compra de supermercado para una familia de cuatro personas tranquilamente puede superar esa cifra.

Por

También te podría gustar...

Deja un comentario