Presión fiscal: explican el impacto de los cambios propuestos por Buenos Aires y Santa Fe

Tras los proyectos de reforma tributaria presentados en ambas provincias, el IARAF analiza en qué medida afectarán éstos en el bolsillo de las personas. Cuáles son los argumentos que justifican un aumento de los diversos impuestos en esas jurisdicciones

En un reciente informe, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) destacó que “el 2012 vuelve a ser un año en el cual las provincias aplicarían aumentos tributarios con fuerza”.

Según detalló el Instituto, “las Provincias de Santa Fe y Buenos Aires, con sus proyectos de reforma tributaria recientemente presentados en las respectivas legislaturas, son el claro ejemplo de cómo la vía más rápida por conseguir fondos se traduce en aumentos tributarios”.

En ambas jurisdicciones, “se aumentaría la carga tributaria sobre la intermediación financiera, lo que seguramente terminará incidiendo en la tasa de interés, justo cuando la economía está desacelerando su ritmo”.

El trabajo también destaco que “se aplicarían subas de impuestos en servicios públicos como las telecomunicaciones, en el comercio y en los servicios en general, lo cual es altamente probable que impacte en el bolsillo del ciudadano vía mayores precios“.

“Si bien financiar el funcionamiento del Estado con cada vez mayor presión tributaria es menos ‘visible’ que recortar el gasto público, una presión tributaria sin límites puede, a la larga, terminar afectando la recaudación, al incentivar mayores niveles de evasión e informalidad, a la vez que acentúa la desaceleración de la economía”, advirtió el IARAF.

Y concluyó: “Frente a este contexto, resulta clave insistir en la necesidad por una nueva discusión de la ley de coparticipación de impuestos en Argentina, que permita garantizar el reparto de fondos entre niveles de gobierno de la manera más justa y equitativa, y que evite la necesidad de constantes aumentos de tributos subnacionales”.

Entre las razones que justifican este crecimiento, el Instituto advierte que uno de los factores que condiciona la política fiscal es “el actual reparto de fondos entre Nación- Provincias, claramente en desventaja hacia las segundas”.

Otro de los argumentos es que “una estructura tributaria procíclica (casi 8 de cada 10 pesos que las provincias recaudan corresponde al Impuesto a los Ingresos Brutos, tributo que es cobrado como un porcentaje de la facturación), que hace que en épocas de auge los ingresos aumenten a una tasa creciente, mientras que en períodos de desaceleración económica, como el que se está observando en el país actualmente, los ingresos tiendan a resentirse aún más”.

La falta de incentivos para generar fondos anticíclicos en los gobiernos provinciales y contrarrestar así las desventajas mencionadas en el punto anterior”, es también un factor que afecta en la creciente presión provincial, según el IARAF.

Por último, otra justificación de estas medidas es “la implicancia de las cuestiones macroeconómicas en las discusiones salariales de las provincias, teniendo en cuenta que prácticamente la mitad del gasto público de este nivel de Gobierno se destina a gasto en personal”.

También te podría gustar...

Deja un comentario