Expertos reclaman ajustes para poder informar los aumentos vía sumas no remunerativas

A partir de la próxima semana, las empresas deberán declarar los montos que se encuentran bajo la lupa antes de liquidar los salarios a sus empleados. Tributaristas advierten que el marco normativo debe ser adaptado a través de una nueva resolución general. Conozca los problemas a resolver

A partir de la próxima semana, las empresas deberán informar ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) los aumentos vía sumas no remunerativas que pagan a sus empleados.

“Creamos un régimen de información para que los empleadores informen, antes de liquidar los salarios a sus empleados, los conceptos que se encuadran como no remunerativos, como así también la normativa en la que se avalan y el importe total liquidado por tal concepto“, señalaron desde el fisco nacional al poner en marcha la nueva herramienta.

El mecanismo apunta a evitar la planificación laboral nociva y las prácticas de evasión al Sistema Único de Seguridad Social.  Esto es así ya que, a través de sus tareas de fiscalización, la AFIP advirtió que “numerosos empleadores abonan una parte importante de los salarios mediante conceptos consignados como no remunerativos, es decir, montos sobre los que no se aplican descuentos de previsión y seguridad social“.

Pedido de prórroga
A días de la entrada en vigencia de la nueva herramienta, expertos consultados por iProfesional.com advirtieron que aún existen “zonas grises” que deben ser aclaradas por el organismo a cargo de Ricardo Echegaray.

“Si bien resulta loable la intención de implementar un nuevo mecanismo para combatir la evasión en cargas sociales, sería conveniente que la AFIP brinde mayores precisiones antes de su entrada en vigencia“, advirtió Alberto Romero, consultor impositivo.

En igual sentido, se manifestó la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce) al enviar una nota al fisco nacional en donde se solicita que se prorrogue el vencimiento ya que “aún no se encuentra disponible el respectivo micrositio en la página de la AFIP, ni se han publicado normas aclaratorias de la información a suministrar”.

“Además, estos vencimientos se superponen con liquidaciones impositivas anuales, por lo cual creemos necesario prorrogar el inicio de la entrada en vigencia de los nuevos controles”, agregaron desde la Facpce.

Cómo actuar ante las zonas grises
A fin de dejar en claro las “zonas grises” que aún debe precisar la AFIP, este medio contactó al consultor tributario Mario Goldman Rota que los principales puntos que deberían ser aclarados antes de la entrada en vigencia del nuevo régimen.

En primer término, el experto advirtió que aún no queda claro si se instrumentará a través de “un servicio online; o un micrositio en la página de la AFIP; o mediante la implementación de un nuevo programa aplicativo (software)”.

Con respecto a las fechas precisas de vencimiento, indicó que, si bien “el fisco nacional señaló que la nueva obligación debe cumplirse con anterioridad al momento de abonar las sumas no remunerativas, aún resta precisar con cuánta antelación, o si coincide con los plazos vigentes para presentar la declaración jurada de cargas sociales respectiva”.

A fin de estar prevenidos ante la falta de precisiones, Goldman Rota puntualizó una serie de sugerencias para que las empresas tengan en cuenta respecto al mes en curso:

  • Cerrar de manera anticipada las novedades laborales, al menos durante este mes y abril próximo atento a los feriados nacionales obligatorios y los días no laborables.
  • De esta manera, se obtendrá la información con anticipación para suministrar a la AFIP.
  • Combinar, a la brevedad, con el responsable de la liquidación salarial las fechas de pago.

Aumenta el costo laboral
Ante esta decisión, los empresarios deberán afrontar un mayor costo al momento de otorgar aumentos salariales. A modo de ejemplo, vale mencionar que por cada $100 incorporados al salario bajo este concepto, la empresa afrontará hasta casi $50 extra.

Con el propósito de entender el impacto monetario, debe tenerse en cuenta, en primer lugar, que sobre los montos remunerativos se aplica un 17%, compuesto por:

• Un descuento del 11% por aportes jubilatorios.

• Un 3% para la obra social.

• Un 3% para el PAMI.

Por lo tanto, a fin de que el trabajador reciba el mismo ingreso de bolsillo, los $100 pasarían a ser $120,48 (grossing up).

A ese monto extra (de $20,48) se le debe agregar entre $20,48 y $25,30 (en concepto de contribuciones patronales). Asimismo, se le tendrá que sumar $3,61 -en promedio- por el pago incremental a las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART).

Por ende, por cada $100 incorporados corresponderá un sobrecosto de:

• Unos $20,48, del grossing up mencionado.

• Entre $20,48 y $25,30, por mayores erogaciones en contribuciones patronales.

• Cerca de $3,61 -en promedio-, por incremento en pagos de ART.

En resumen, por cada $100 no remunerativos incorporados al salario, el empleador afrontará hasta casi $50 extra en concepto de costo laboral.

Por Hernán Gilardo

También te podría gustar...

Deja un comentario