Negocio insólito: venda su auto a la AFIP y gane hasta un 38 por ciento

La valuación de los vehículos, que dio a conocer el fisco para la liquidación anual de Bienes Personales, registra diferencias de más del 30% con respecto a los precios de las concesionarias. Conozca en qué automóviles y modelos se profundiza esta brecha

Una vez más, la diferencia entre la tabla de valuaciones de los automotores, confeccionada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), respecto de los precios que exhiben las concesionarias genera polémica.

Esto es así, ya que los valores fiscales, que deberán ser utilizados para confeccionar la liquidación anual del Impuesto sobre los Bienes Personales, en algunos casos superan, en un 35% a los del mercado.

De hecho, no es raro encontrar vehículos que, en el “catálogo fiscal”, cotizan a $104.100, mientras que el actual precio de venta ronda los 75.000 pesos.

Puntualmente, el vehículo que ilustra la diferencia antes mencionada es el Renault Scenic (1.9L TD Confort). Igual situación se da al comparar los valores correspondientes al Volkswagen Bora (1.8L T), mientras que para la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) cuesta $90.000, para el fisco vale 115.600 pesos.

Tanto los tributaristas como los empresarios del sector coinciden en advertir que “la AFIP sobrevalúa los vehículos para recaudar más”.

Desde el organismo que conduce Ricardo Echegaray argumentan que las tablas están confeccionadas en base a las estadísticas relevadas por la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Asimismo, el fisco sólo toma en cuenta modelos y no así el estado de los vehículos que luego son volcados a la planilla de la dependencia oficial.

Un tributarista consultado por iProfesional.com, que prefirió reserva de identidad, aconsejó que “dada la cotización estipulada para el pago de Bienes Personales, habría que ofrecerle el auto usado a la AFIP. Sólo ellos pueden afrontar semejante desfasaje respecto de lo que hoy se paga en el mercado”.

Al partir de una base imponible mayor, indefectiblemente aumenta el Impuesto sobre los Bienes Personales a pagar“, puntualizó el experto.

Bruscas variaciones
A continuación, se señalan una serie de ejemplos que pueden cotejarse tanto en la base de cotizaciones de ACARA (clic aquí) como en la flamante resolución general emitida por la AFIP (clic aquí):

  • Renault Clio, 3 puertas, versión 2011: según ACARA vale $47.500. Para el fisco, 53.200 pesos.
  • Renault Scenic, 1.9L TD Confort, modelo 2011: para ACARA cuesta $75.000. La AFIP lo cotiza a 104.100 pesos.
  • Volkswagen Gol Trend 1.6, modelo 2011: las agencias lo ofrecen a $51.500. De acuerdo con el organismo recaudador, su valor es de 58.500 pesos.
  • Fiat Palio Fire 1.4, 2011: en la base de ACARA se consigna a $43.000. La AFIP lo cotiza a 55.300 pesos.
  • Fiat Punto Essence 1.6 16V, modelo 2011: según las concesionarias, su precio es de $66.800. El organismo oficial lo valúa en 84.700 pesos.
  • Chevrolet Meriva 1.8, 2011: se vende a $68.000, de acuerdo con los concesionarios. Para las autoridades fiscales vale 77.800 pesos
  • Ford EcoSport 1.6L XL Plus, modelo 2011: mientras que para ACARA su precio es de $71.000, para la AFIP su valor alcanza los 83.200 pesos.


“La sensación de que la tabla del organismo recaudador está por encima de los valores del mercado aparece todos los años. Estiman un valor patrimonial que el auto no tiene. La cuestión a discutir es de dónde parte la información que llega a la entidad, porque el valor asegurable que fija la Superintendencia de Seguros no tiene asidero con la realidad“, advirtió a iProfesional.com el consultor tributario, Marcelo Domínguez.

“Esta sobrevaluación, que viene de los seguros, da lugar a especulaciones. Termina siendo más conveniente que te roben el auto y te lo pague el seguro que venderlo. Por eso, sería interesante ajustar todos los valores a un único criterio”, añadió.

Cómo efectuar la liquidación
Respecto a la naturaleza del tributo, el Impuesto sobre los Bienes Personales alcanza al conjunto de activos que una persona posee al 31 de diciembre de cada año. El régimen vigente establece que no corresponderá pagar el gravamen cuando el total de los mismos no supere los 305.000 pesos.

A partir del mencionado valor, se establece un esquema progresivo de tasas:

  • Se aplica el 0,5% para personas con patrimonios mayores a $305.000 y menores a 750.000 pesos.
  • A partir de ese monto, se implementa el 0,75% hasta llegar a un patrimonio de $2 millones.
  • A su vez rige una tasa del 1% para los que se ubiquen entre los 2 y 5 millones de pesos.
  • Quienes excedan los $5 millones tributan el 1,25 por ciento.

Ante tal esquema, Marcelo Domínguez, advirtió que, en la actualidad, “quien tiene bienes por $305.000 paga cero y quién tiene bienes por $305.001, paga $1.525 anuales“.

Por Hernán Gilardo

También te podría gustar...

Deja un comentario