Ganancias: reclaman la igualación de los autónomos con los empleados en relación de dependencia

El Consejo Profesional de Córdoba envió un pedido a la Federación que nuclea a estas entidades para que interceda ante la AFIP a fin de modificar el valor de las deducción especial que pueden computar los profesionales independientes. Apunta a actualizar de $12.960 a $62.208

El Consejo Profesional de la provincia de Córdoba envió un pedido a la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce) para que interceda ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) con el propósito de que sea modificado el valor correspondiente a la deducción especial que pueden computar los autónomos e igualarla a la de los trabajares en relación de dependencia.

En la actualidad, la Ley del Impuesto a las Ganancias establece, en su artículo 23, que los empleados pueden computar en sus declaraciones juradas un importe que asciende a $62.208, mientras que los autónomos sólo pueden descontar 12.960 pesos.

Por esta razón, desde el Consejo cordobés, entendieron que “se considera quebrada la igualdad entre los sujetos de esta categoría”.

La carta enviada a la Facpce destaca que “el incremento de las ganancias no imponibles y cargas de familias, que estaría proyectando el Gobierno debería prever, al establecer la deducción especial (…) que la misma, no sólo alcance al sector asalariado, sino a toda la clase media en sus distintas acepciones“.

“Si lo que se busca es mejorar el ingreso neto de un sector social, dicha medida tiene que estar dirigida a todo ese colectivo (asalariados y autónomos) y no fragmentarlo, con alcance sólo para unos y en detrimento de los otros, creando una desigualdad manifiesta entre iguales”, argumentaron desde la entidad.

Y concluyeron: “Entendemos la presente a un planteo perfectamente razonable y considerando a esa Federación (…) para que, como un colectivo nacional de nuestra profesión, lo presente a la Administración Federal de Ingresos Públicos“.

Los expertos consultados por iProfesional.com ven con buenos ojos el reclamo ya que consideran que no se justifica la diferencia que existe en la actualidad respecto al cómputo de las deducciones.

Además, explicaron que la menor deducción que pueden computar los independientes les genera un impuesto significativamente mayor si se lo compara con el que recae sobre los asalariados.

Los especialistas a favor de la medida
Consultado al respecto por este medio, Adrián Fontanetto, Gerente Senior Corporate Tax Services de KPMG, consideró “oportuno y adecuado debatir acerca de la equidad en las deducciones aplicables en Ganancias para los trabajadores autónomos y los empleados en relación de dependencia”.

El experto explicó que “desde el punto de vista de la administración tributaria resulta altamente eficiente el mecanismo de retención previsto para los empleados en relación de dependencia por parte de los empleadores”.

Del mismo modo se manifestó Diego Rodríguez, senior del Departamento de Impuestos del estudio Harteneck – Quian – Teresa Gómez & Asociados, quién afirmó: “Estoy de acuerdo con el reclamo planteado por el Consejo Profesional de Córdoba”.

“Entiendo que no hay motivos para diferenciar, en especial cuando se trata de profesionales, los ingresos que perciben los asalariados y los independientes: ambos ingresos se obtienen como consecuencia del trabajo personal de quien lo presta”, expresó.

“Asimismo, hay abundante jurisprudencia que sostiene el carácter alimentario (al igual que los ingresos de los empleados), de los ingresos que obtiene el profesional independiente”, resaltó Rodríguez.

El especialista explicó que “la menor deducción especial para los trabajadores independientes les genera un impuesto significativamente mayor, si se lo compara con el que recae sobre los dependientes con los mismos ingresos anuales”.

“Esto no hace más que desvirtuar el carácter progresivo del impuesto, generando un tratamiento desigual para trabajadores con la misma capacidad contributiva, lo que va en contra de los principios de igualdad y equidad en materia tributaria que garantiza nuestra constitución”, concluyó el experto.

Una cuestión de números
Para hacer gráfica la diferencia que existe entre ambos sujetos, Sebastián Nicolau, asociado del estudio San Martín – Suárez & Asociados, desarrolló los siguientes ejemplos:

Tal como se puede apreciar, con un ingreso mensual igual, el autónomo estaría abonando un impuesto casi 10 veces mayor al que paga quien trabaja en relación de dependencia ($12.614,73 contra $1.061,28).

De esta manera, las rentas totales anuales (netas del gravamen) de un empleado son un 8% más altas que las de un autónomo.

Esto es así, debido a que los ingresos el primero serían de $85.258,72, mientas que los del segundo serían de 78.915,39 pesos.

Así, queda demostrado que no sólo se paga más de impuestos, sino que el impacto final en el bolsillo de los sujetos que trabajan de manera autónoma es desfavorable.

Cómo es el mecanismo en la actualidad
Consultado por iProfesional.com, Fontanetto explicó qué es lo que estable la normativa viguente respecto de los descuentos que pueden computar ambos sujetos.

“El régimen de retención de los empleados limita los gastos deducibles a una enumeración taxativa y, por otra parte, admite elevar en 3,8 veces las deducciones especiales“, indicó el especialista.

“En cambio, el trabajador autónomo cuenta con la posibilidad de deducir una mayor amplitud de gastos vinculados a la obtención de ganancia gravada, pero no tiene la posibilidad de duplicar las deducciones especiales“, sostuvo.

Fontanetto aclaró: “No encontramos razones de peso, en términos de equidad, para justificar diferentes mecanismos de retención y liquidación para unos y otros sujetos, más allá de la simplicidad con que el fisco administra el régimen de retención en la fuente a los empleados en relación de dependencia”.

Asimismo, el experto de KPMG hizo mención a otro de los temas que es importante para la liquidación del impuesto: la falta de actualización de ciertas medidas.

En efecto, señaló que “como padecimiento en común, cabe advertir que la desactualización de los parámetros de deducciones, así como de la escala progresiva del artículo 90 de la Ley, constituye hoy el verdadero tormento que conlleva a que una buena parte de las recuperaciones salariales terminen como mayor recaudación en las arcas fiscales”.

Por Gonzalo Chicote

También te podría gustar...

Deja un comentario