La Corte le permitió a Telefónica deducir los deudores morosos en Ganancias

En un novedoso fallo, el máximo Tribunal avaló la postura de la compañía que intentaba descontar de sus declaraciones juradas las sumas de los incobrables. Los altos magistrados revocaron las resoluciones de primera y segunda instancia que habían favorecido a la AFIP

En un reciente fallo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) permitió que Telefónica de Argentina descuente de su declaración jurada de Ganancias las sumas de aquellos deudores a los que consideraba incobrables o morosos.

El máximo tribunal revocó las resoluciones de primera y segunda instancia que habían abalado la versión de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), informó el Consejo Profesional de Córdoba en su portal.

De esta manera, dejó abierta la puerta para que el resto de las empresas que prestan servicios públicos puedan seguir el mismo camino, ya que se ratificó que el cumplimiento de los pasos establecidos por los respectivos marcos regulatorios para el tratamiento de la morosidad de clientes es suficiente índice para su deducción impositiva.

El fallo, dictado el 14 de febrero, analiza una resolución de la AFIP que en agosto del 2003 había aplicado una multa a la empresa Telefónica por la forma de liquidar el impuesto a las Ganancias en el período fiscal 1998.

El Estado sancionaba a la empresa con una multa de “70% del importe del gravamen presuntamente omitido”, luego de impugnar la declaración jurada de la compañía en donde se había hecho una deducción por “malos créditos” del neto que debía pagar en concepto de Ganancias.

Para el organismo de recaudación, la incobrabilidad de esos deudores “no se encontraba debidamente acreditada” porque no se habían iniciado acciones judiciales de cobro en su contra que así lo determinaran.

Sin embargo, la empresa adujo que para no tomarlos en cuenta había aplicado “el Reglamento General de Clientes del Servicio Básico Telefónico”, dónde se establece que se les cortará la prestación a aquellos clientes que no hubieran pagado sus deudas, luego de una serie de intimaciones mediante llamadas telefónicas y el envío de cartas-documento.

El fisco aseguró que “resultaba necesaria la demostración por parte del contribuyente de que a la fecha del cierre del ejercicio había iniciado las acciones judiciales tendientes a lograr el cobro de los créditos que superasen la suma de $3.000″.

Luego del trámite de determinación de oficio en sede administrativa, la AFIP dictó una resolución en el año 2003 confirmando el ajuste y aplicándole a Telefónica una multa por la omisión del pago del impuesto.

Ante la demanda, el juez de primera instancia y la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo le dieron la razón al organismo recaudador por entender que “las gestiones de cobro por vía telefónica y los reclamos postales resultaban insuficientes para validar las deducciones pretendidas”.

No obstante, la compañía llegó con su postura a la Corte Suprema que, ahora, en un fallo novedoso, decidió que debió respetarse el procedimiento previsto en el Reglamento que aprobara la secretaría de Comunicaciones, en dónde se alude a cómo calificar los créditos “malos o incobrables” y se permite deducirlos para “determinar la renta sujeta a impuestos”.

La Corte dio por cierto que “ni la ley” del Impuesto a las Ganancias ni su reglamento “exigían que Telefónica, además de acreditar el cumplimento de los usos y costumbres del ramo tuviese que demostrar que inició el cobro compulsivo de dichos créditos o haber acreditado la antieconomicidad” de hacerlo.

La sentencia indicó que “carece de sustento el criterio de la AFIP en cuanto, para determinar el tributo, supeditó la configuración y deducción de los malos créditos al ineludible inicio de la acción judicial de cobro cuando el contribuyente invocó haber ajustado su conducta” al procedimiento.

Además, la Corte sostuvo que “resulta inatendible la posición del fisco en cuanto cuestiona la suficiencia del Reglamento” que establece cómo debe actuar la empresa con sus deudores morosos.

La resolución del Alto Tribunal lleva la firma de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda y Carmen Argibay.

También te podría gustar...

Deja un comentario