¿Qué me puede pasar si vendo dólares fuera del sistema financiero y cambiario oficial?

Muchas veces nos encontramos con dos partes con necesidades contrapuestas, una de ellas posee un bien que cubre necesidades de la otra parte y viceversa. Estas operaciones de intercambio, trueques, etc. dieron orígenes al comercio.

Cómo vemos estos principios reflejados como consecuencia de los controles impuestos a las operaciones cambiarias?

Seguramente, si efectoó una operación de compra-venta de dólares habrá escuchado: yo tengo que vender y vos necesitás comprar ¿Por qué no simplificamos y ganamos ambos?

De esta manera las partes negocian obteniendo un plus sobre el tipo de cambio que les correspondería en el sistema cambiario financiero oficial.

Qué me puede pasar???

En primer lugar hay que considerar el artículo 1 de la ley 18924 (Ley de Entidades Cambiarias), que dice que “ninguna persona podrá dedicarse al comercio de compra y venta de monedas y billetes extranjeros, oro amonedado y cheques de viajero, giros, transferencias u operaciones análogas en divisas extranjeras, sin la previa autorización del Banco Central de la República Argentina para actuar con Casa de Cambio, Agencias de Cambio u Oficina de Cambio”.

Está claro que la idea de la ley es establecer que únicamente determinados sujetos, bajo la supervisión del Banco Central, puedan comprar y vender moneda extranjera, aunque queda la duda para las operaciones no habituales entre particulares, al usar la ley la locución comercio.

  • Desde nuestro punto de vista, ese interrogante queda zanjado con el artículo 1 de la ley 19359 (Ley Penal Cambiaria), porque en sus incisos a) y b), repetitivos entre sí, dicen que “Serán reprimidas con las sanciones que se establecen en la presente ley:

    Toda negociación de cambio que se realice sin intervención de institución autorizada para efectuar dichas operaciones;

  • Operar en cambios sin estar autorizado a tal efecto”.

Al hablarse de toda negociación de cambio sin intervención de institución autorizada, deja afuera cualquier posibilidad de duda.

Ninguna persona, aunque sea particular y de forma no habitual, podría hacer compraventa de moneda extranjera sin intervención de casa de cambio, agencia de cambio u oficina de cambio, sin hacerse acreedor de las penas establecidas en la ley 19359.

Les penas son, según el artículo 2 de la citada ley:

a) Multa de hasta 10 veces el monto de la operación en infracción, la primera vez

b) Prisión de 1 a 4 años en el caso de primera reincidencia o una multa de 3 a 10 veces el monto de la operación en infracción

c) Prisión de 1 a 8 años en el caso de segunda reincidencia y el máximo de la multa fijada en los incisos anteriores

d) Si la multa impuesta en el caso del inciso a) no hubiese sido superior a 3 veces el monto de la operación en infracción, la pena privativa de libertad a que se refiere el inciso b), será de 1 mes a 4 años

e) En todos los supuestos anteriores podrá aplicarse conjuntamente, suspensión hasta 10 años o cancelación de la autorización para operar o intermediar en cambios e inhabilitación hasta 10 años para actuar como importador, exportador, corredor de cambio o en instituciones autorizadas para operar en cambios

Quien me va a reclamar algo???

En los últimos tiempos hemos visto como los controles a las operaciones de compra-venta de divisas, importaciones, distribución de dividendos a socios o accionistas del exterior, y otras; han sido el foco de controles por parte de los organismos estatales, los cuales se suman a muchos otros que ya venían funcionando.

A que se debe tanto control? 

Sin dudas al querer contestar dicha pregunta nos vamos a encontrar ante un enjambre de variantes económicas, financieras, políticas… la realidad es que el estado necesita controlar, necesita asegurarse (como cualquier persona dirige la economía de su casa al hacer las compras) no gastar más dólares de los que posee, necesita asegurarse los fondos tanto para funcionar como brindar una herramienta de seguridad económica.

Y entonces… porqué no gasta menos?

Hoy en día vemos como en Europa numerosas economías están anunciando recortes presupuestarios, unos tras otros… en definitiva… están ahorrando. Se redujeron todas las expectativas de crecimiento, los países tratan de hacerse de fondos para paliar la crisis y cuando esos fondos no se consiguen, hay que gastar menos, hay que ahorrar, y dinero no invertido resulta en menos inversiones… y por lo tanto.. un menor crecimiento de la economía de dicho país. Entonces porqué en lugar de controlar tanto el mercado cambiario, y de colocar dólares bajo el colchón nuestro país no gasta menos y hace recortes? para no desacelerar la economía.

Por lo tanto, es el estado el principal interesado en controlar el flujo de divisas que se verifica en su territorio, originado esencialmente en las vicisitudes de su comercio exterior; esta tutela se instrumenta, en parte, a través de los servicios que en ese plano prestan las entidades autorizadas para operar en cambios. Ello determina que sólo puedan reputarse como lícitas aquellas operaciones de cambio que se canalicen por su intermedio.

El Mito: A mi nunca me va a pasar…

Siempre conviene conocer de antemano los resultados de una decisión, siempre es saludable evaluar los resultados del posible desenlace de nuestras acciones.

“A mi nunca me va a pasar…”, seguramente usted lector ha oído numerosas veces dicha frase: A mi??? yo no tengo un peso, que me van a venir a robar (A Juan, lo balearon para robarle las zapatillas) / La AFIP? no pasa nada, ni sabe que existo… (A pedro le llegó la AFIP, hoy no sabe como pagar multas e intereses por defraudación)…

No se asuste, los ejemplos fueron ficticios, pero cuantas veces pensó usted: No pago, total… nadie me reclama/no lo uso/más adelante me acomodo…

Si la probabilidad de morir, por colocarse una vacuna para perder peso fuera inferior al 1% pero superior al 0%, seguramente accederíamos, y luego festejaríamos con alegría los beneficios de ahorrarse la nutricionista y el gimnasio.

Para tomar las decisiones adecuadas, lo que no podemos perdonarnos es no analizar antes sus consecuencias.

Jurisprudencia

Fallo “Hortensia Elena Murillo y otro s/inf. Ley 19.359”, de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal y Económico Sala A, que si bien tiene un objeto distinto (reducir el valor de la pena), da por confirmada la sanción impuesta por el juez de primera instancia, a una persona que operó en cambios sin intermediación de entidad autorizada a tal efecto. El resumen elDial.com dice:

“El señor Juez de primera instancia le impuso una multa de seiscientos pesos ($600) a Hortensia Elena Murillo por considerarla coautora del delito previsto por el art. 1°, inc. a), de la Ley de Régimen Penal Cambiario. Se le atribuye haber vendido doscientos dólares a un particular, es decir haber negociado cambio sin intervención de un operador autorizado.”

“Les asiste razón en los agravios. Si bien no se encuentra discutida la materialidad del hecho ni la intervención de la imputada, lo cierto es que se trata de un hecho intrascendente que se halla en el límite de lo que una ley puede castigar sin transgredir el principio de reserva del art. 19 de la Constitución Nacional. La imputada es una jubilada de setenta años que adujo su necesidad de vender los dólares para sustentar sus necesidades y la incomodidad de las esperas en la vía pública para poder hacerlo en un banco.”

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Emmanuel dice:

    La verdad que sí. Sin duda, las consecuencias siempre las paga la persona INOCENTE. Y los soretes que matan y violan, siempre están en Libertad, volviendo a hacer lo que hacían antes. Que verguenza de país.

  2. fausto dice:

    Y si ese juez ademas de ser cobarde se nota que es un reverendo hijo de puta , porque si tiene que poner en cana a un violador seguro lo deja libre porque no tiene pelotas , pero a una jubilada le cobra una multa por querer vender 200 dolares para comprarse los remedios , este tipo e jueces merece morir con un disparo en la frente.

Deja un comentario